jueves, 31 de mayo de 2012

Secretos y recursos de la creatividad – De la frase al relato – Taller de Textos


TALLER DE TEXTOS

Alterar el orden de las palabras: cortar, despedazar, volver a unir, remendar… Todas estas técnicas conducen a nuevos descubrimientos sobre la función de las palabras en la frase. Practicándolas veremos que las combinaciones posibles son infinitas. Las palabras están ahí, sólo hay que salir a buscarlas.

Propuesta 1 – Aproximar fragmentos

Se corta una página, escrita, en sentido vertical y se la hace coincidir con otra página doblada o cortada de la misma manera. Por ejemplo, escribir a partir de:

         Resbalaba la miel de los tarros ordena de conseguir un diploma póstu-
         de madera oscura, colgado de una gustaría, y a Al abuelo le que
         sostenían algunos cacharros ennegre dos libritos: preocupado por los
         la pared de la cocina donde el ri el pasado y en el suelo argen-
         incesante murmullo que se colaba por ene mos estos valiosos ejemplos:
      el lugar de reunión de la gente y el o viento de las riberas del río Para-
      pequeña ventana que enmarcaba la os gato opúsculo: “Banderas que
      padas una a cada lado, como invitand sonrisa clara y abierta el ir y
      engrosando el tufo y olor a cebol nos, una en cada rodilla.
      ceremonias frugales de más allá de ue el portero dejó bajo la puerta.
      torcido estante de madera oscura para una clase evocativa en Bada-
      frascos de vidrio en fila de a uno: azú uve que hacer un fino esfuerzo.


Propuesta 2 – Suturar

Escribir un texto suturando las siguientes fases. Incluir cada frase a una distancia de unas veinte líneas dentro del mismo texto:
-         Caían como moscas en un tablero
-         Las palabras se escapaban del muro


Propuesta 3 – Expandir

Expandir la siguiente frase:
-         Tres mujeres tejen una manta que llevarán a la orilla del río

Las expansiones se harán de acuerdo a las siguientes posibilidades:

1 Colocar las palabras en columna y completar el texto. La condición es que entre palabra y palabra se debe dejar un espacio de 1-2 líneas por lo menos

Tres

mujeres

tejen

una

manta

que

llevarán

a la orilla

del

río


2 En columna, como en la variante anterior pero colocar las palabras al final de la línea, es decir a la derecha del folio, por lo tanto las palabras expandidas se constituirán en final del renglón.

Propuesta 4 – Fonético

Escribir un texto de cinco frases en el que cada una se inicie con la letra ‘r’.


Propuesta 5 – Collage

Combinar palabras recortadas de periódicos y revistas y crear un relato.







Nota personal: este último ejercicio (collage), según mi punto de vista, se puede entender de dos modos: el primero, construyendo el relato directamente con los recortes; y el segundo, de modo que el collage sea el desencadenante del relato…

lunes, 28 de mayo de 2012

Secretos y recursos de la creatividad – De la frase al relato – Parte 3


La frase en el contexto

Otra cuestión a tener en cuenta al producir un texto es que cada frase funciona como contrapunto de las frases vecinas o de las más lejanas en el párrafo e incluso en todo un libro. De alguna manera, un texto es un puzzle; cada frase, una pieza del juego. Cuanto más exactas sean las frases, mejor funcionará el conjunto. Nos referimos a su fonética y a su extensión de acuerdo al lugar que ocupa en el párrafo y en el relato.
Fonéticamente, hay que evitar que los sonidos de las palabras de una frase resulten inarmónicos con respecto a os de las frases vecinas.
En cuanto a la extensión, usar frases breves, frases largas, o combinarlas, produce diferentes resultados que afectan al argumento.


La sugerencia:
Controlar la relación entre frases. La primera en relación con la segunda, y así sucesivamente, hacerlo en cada párrafo y entre párrafo y párrafo.
También controlar la relación entre la primera y la última frase del mismo relato.


Nota personal: mi consejo es no comerse demasiado el ‘coco’ con el tema de la sonoridad, pero sí tenerlo muy en cuenta… la solución: leer, a ser posible en alto, el párrafo o párrafos que demos por terminados. Si no suena bien, si es difícil de leer, disonante, hay demasiados pareados, etcétera, corregirlo sustituyendo algunas palabras por sinónimos adecuados o bien alguna frase por otra construida con diferentes palabras, que trasmita lo que queréis trasmitir y cuyo resultado sea satisfactorio.


El inicio de cada frase

Iniciar cada frase de la misma manera condiciona lo que se dice en cualquier tipo de texto, incluidos los periodísticos. No es igual iniciar cada frase con una acción:

. Reanudé……
. Volví………
. Me pareció……
. Se lo conté……

que con adverbios:

. Cuando………
. Mientras………
. Evidentemente……

En el primer caso, se conseguirá un texto más dinámico, en el que “pasen cosas”, dado que está vertebrado por acciones.
En el segundo caso, el texto será más lento pues los adverbios conducen a la descripción y no a la acción.


La sugerencia:
Tener en cuenta el principio de la frase en relación con lo que queremos contar.



Las frases de la narración

En la narración, las frases enlazan ideas, interfieren, afirman, encubren, descubren, aceleran, sugieren. Una narración está compuesta por palabras organizadas en frases tan mágicas que trasladan al lector a otros mundos. Giros como súbitamente…, sucedió que…, de pronto…, de repente…, apenas había sucedido… cuando… son componentes que no faltan en ninguna novela. Hay frases muy cortas y muy largas, frases afirmativas, interrogativas, dubitativas, exclamativas:

La puerta estaba abierta (afirmativa)
¿La puerta estaba abierta? (interrogativa)
La puerta estaría abierta (dubitativa)
¡La puerta estaba abierta! (exclamativa)

El ejercicio precedente es el mismo que podemos practicar con las frases clave de nuestro texto. Muchos aspectos se pueden comprobar haciéndolo: la caracterización de un personaje, su participación en los hechos, su relación con los otros personales, etcétera.



El modo de narrar es también el modo en que se construyen las frases


 


La sugerencia:
Mientras está encendido el televisor, recoger frases breves y frases largas de los anuncios.




Nota personal: imagino que muchos ya lo estaréis haciendo, pero de verdad que os aconsejo que practiquéis tanto con lo nombrado en el texto como ‘sugerencia’ como con lo sugerido a lo largo del capítulo. Además de asentar mejor lo que se va aprendiendo y obtener material valioso para usar en obras futuras, ¡os lo pasaréis pipa!



Contraste y acumulación

La acumulación es un mecanismo que utilizado al principio de un relato llama la atención del lector. Más aún si contrasta con otra acumulación de sentido opuesto, tal como podemos observar en el ejemplo que nos da Antonio Skármeta en Ardiente paciencia, donde el contraste es entre los nombres propios franceses y los datos chilenos:

“Danton, Robespierre, Charles de Gaulle, Jean Paul Belmondo, Charles Aznavour, Brigitte Bardot, Sylvie Vartan, Adamo, fueron tijereteados sin clemencia por Mario Jiménez de manuales de historia francesa o revistas ilustradas. Junto a un inmenso póster de París donado por la única gerencia de turismo de San Antonio donde un avión se dejaba rasguñar por la punta de la tour Eiffel, la colección de recortes le dio a las murallas de su habitación un distinguido aspecto cosmopolita. Su vertiginosa francofilia era sin embargo mitigada por algunos objetos autóctonos: un banderín de la Confederación Obrera Campesina Ranquil, la efigie de la Virgen del Carmen, defendida con dientes y muelas por Beatriz ante su amenaza de exiliarla en la bodega, el “tanque” Campos en una palomita gloriosa de los tiempos en que el equipo de la Universidad de Chile era celebrado como “el ballet azul”, el doctor Salvador Allende terciado por la tricolor banda presidencial, y una hoja arrancada del calendario de la editorial Lord Cochrane que detenía en el tiempo su primera – y hasta entonces – prolongada noche de amor con Beatriz González.”




Recapitulando…


1 La construcción de la frase depende del lugar que ocupa en el relato. No es igual la frase inicia que las que hilan el desarrollo del texto

2  Se pueden montar textos recurriendo a otros desmontados previamente.

3  Una frase puede ser el motor, incluso, de una novela.

         4  De la frase se pueden derivar las que se deseen por analogía, por oposición, por aumento, por disminución, o buscando causas o efectos.

5  Un método productivo es copiar una frase de una novela o un cuento para lo cual se la descompone en los elementos que la constituyen y se imita uno por uno desde el punto de vista gramatical

6  Otra posibilidad es desintegrar igualmente la frase, pero tomar sólo algunos elementos y agregar otros para producir la propia.

jueves, 24 de mayo de 2012

Secretos y recursos de la creatividad – De la frase al relato – Parte 2



Derivar frases

Así como de las palabras se derivan palabras, de las frases se pueden derivar otras frases. Contamos con diferentes maneras de hacerlo:



Combinar palabras de dos o más frases, agregando el menor número posible de palabras. Las frases elegidas son las siguientes:

Frase A:            Los hombres acarreaban arena

Frase B:             Evaristo espantaba las moscas

Frase C:             En el hotel, todos dormían menos ella.

Las combinaciones resultantes podrían ser:

1.  Ella espantaba a los hombres mientras Evaristo acarreaba arena para el hotel.

2.  En el hotel, todos dormían; ella acarreaba arena y después espantaba las moscas a Evaristo.

3.  Evaristo y ella dormían

  1. Los hombres se dedicaban a espantar las moscas.

  1. Las moscas acarreaban hombres.

  1. Evaristo espantaba a todos menos a ella.

  1. La arena dormía en el hotel.

En los ejemplos anteriores, observamos que, según la combinación producida a partir de las mismas frases, se consiguen diferentes atmósferas:

  • En los ejemplos 1, 2 y 3 la atmósfera resultante es verosímil.
  • En los ejemplos 4 y 5 la atmósfera resultante es fantástica.
  • En el ejemplo 6 la atmósfera resultante es amorosa.
  • En el ejemplo 7 la atmósfera resultante podría ser apropiada para un cuento infantil.

Trabajar un enunciado por:

-         analogía
-         oposición
-         aumento
-         disminución
-         causa-efecto
-         efecto-causa

Veámoslo. Trabajaremos a partir del siguiente enunciado:

El hombre salió por la mañana

Las transformaciones pueden ser:

1 Por analogía
Lo análogo

            Ejemplo:
            El señor partió temprano

Lo diferente/ opuesto

            Ejemplo:
            El niño regresó a la noche

2 Por aumento (extender la frase)

            Ejemplo:
            El hombre salió a la mañana dispuesto a explicárselo todo.

3 Por disminución (abreviar la frase)

            Ejemplo:
            El hombre salió.

4 Causa-efecto (Incluir una causa)

            Ejemplo:
            El hombre salió a la mañana porque debía contarle la verdad.

5 Efecto-causa (Buscar un efecto)

            Ejemplo:
El hombre salió a la mañana y volvió pronto pues, al contarle la verdad, el otro lo echó.


La enumeración caótica:

Se unen palabras de diferentes clases y niveles como lo hace Oliveira, el protagonista de Rayuela:

“Y así el deber, lo moral, lo inmoral, la justicia, la caridad, lo europeo y lo americano, el día y la noche, las esposas, las novias y las amigas, el ejército y la banca, la bandera y el oro yanqui o moscovita, el arte abstracto y la batalla de Caseros pasaban a ser como dientes o pelos, algo aceptado y fatalmente incorporado…”



La sugerencia:
Abrir libros al azar y copiar frases aisladas. Trabajar con dos de las grandes opciones: transformarlas o combinarlas. Plagiar frases.



Nota personal: perder el respeto a las palabras y las frases, jugar con ellas… pienso que, cuando comencemos a no ver las palabras como algo ‘intocable’, que significan lo que significan y se tienen que poner en un orden determinado, habremos dado un gran paso adelante en el proceso creativo ¡dejad volar la pluma!... después podréis revisar lo que hayáis creado, pero sólo después, no os censuréis antes ni mientras estéis escribiendo.


La imitación

Imitar la estructura de una o más frases de un autor, pero no el contenido. Es un método motivador a la hora de escribir. Para practicarlo tomamos una frase de La Fanfarlo, de Charles Baudelaire.

“Samuel la había conocido en los alrededores de Lyon, cuando era joven, juguetona, vivaz y más delgada.”

La imitación puede hacerse en base a:

Samuel = nombre propio
la había conocido = acción
en = preposición
los = artículo
alrededores = adverbio
de = preposición
Lyon = nombre propio
cuando = adverbio
era = verbo
joven = adjetivo
juguetona = adjetivo
vivaz = adjetivo
y = conjunción
más = adverbio
delgada = adjetivo

La podemos imitar de las siguientes maneras:

1 Juanita lo insultó dentro de la estación del metro, mientras estaba amargada, ansiosa, violenta y nada tímida.

2 Raúl murió en un anochecer de Paris en el que se lo escuchó asustado, solitario y bastante maloliente.

La “imitación” textual también puede hacerse aproximada, sin respetar todas las clases de palabras que componen la frase, por ejemplo:

3 Un hombre la llamó repetidas veces desde el centro del parque cuando ella parecía desconectada, indiferente y encerrada en sí misma.

Como se observará, hemos agregado elementos tales como: repetidas veces, ella, en sí misma, que no corresponden al modelo originario.

martes, 22 de mayo de 2012

Secretos y recursos de la creatividad – De la frase al relato – Parte 1


De la frase al relato

Una palabra desencadena otras. Además las palabras se unen, se asocian, se enlazan entre sí dando lugar a la frase. Son piezas de un rompecabezas o fragmentos de un caleidoscopio. Es decir, unas buscan a otras para conformar un puzzle, o al revés, se fragmentan en variadas configuraciones. De la organización de las palabras en la frase y de la relación entre los párrafos depende la eficacia, la potencia y la irradiación que emite una novela o un cuento. Pero no cualquier frase pone en marcha un texto y, menos aun, lo hace avanzar. Para que despierte la imaginación del lector son necesarias una serie de condiciones.


La elección de la frase

El lugar que ocupa en el texto condiciona la frase. Especialmente, la frase inicial conviene que sea misteriosa: si es ambigua o si parece absurda despierta curiosidad. No es igual comenzar un texto con:

“Esa mañana hacía frío, lloviznaba y la gente salía con paraguas”.

Que con:

“Le quedaba una botella de vino y dos embutidos. No encontraba agua a su alrededor”.

En el primer caso, la situación es de lo más corriente y no genera interés.
En el segundo, se le abren expectativas al lector: “¿A quién le pasaba eso?” “¿Dónde estaba?”.
Provocar la curiosidad es una condición necesaria al iniciar un cuento. Se consigue cuando:

1. Se conocen unos datos

2. y se desconocen otros

Conocer unos datos y desconocer otros da lugar a la conjetura. La conjetura hace avanzar el texto.
La segunda posibilidad, a través del absurdo, puede observarse en ejemplos tales como:

3. Se encontró con un fifiriche.
(Fifiriche es una palabra inventada; la idea es incluirla sin mencionar la explicación que el autor del texto le ha otorgado al inventarla.)

4. Cuando abría la boca lanzaba un chorro de agua turbia.
(Es una acción imposible en la vida diaria.)



La sugerencia:
Cerciorarse de que la frase de inicio no se extienda en descripciones o explicaciones que anulan el deseo de seguir leyendo.



Desmontar relatos

Un método productivo a la hora de escribir es recoger palabras de diferentes sitios y con ellas empezar un texto. Una de las variantes posibles es desmontar totalmente un relato de cualquier autor, desorganizar las palabras que lo componen y escribir un texto propio.


La sugerencia:
Desarmar todo tipo de textos, incluidos los eminentemente técnicos, como las instrucciones del uso de un aparato o el prospecto de un medicamento.



“El lenguaje es la casa del ser”
                                           Martin Heidegger

“El lenguaje es la caza del ser”
                                           Carlos Astrada




Desmontar y organizar

Cielo____ lejos ___ seguir __ día ______ el __ otro ______ el _____ nos __ infinito ___________ otro _____ en _______________________________________  y ____________ dónde ____________ todasnola _________________ letrerosla sabe _______ en _____ no _____ que _____________ cielo ______ Para ______ contó _____ tan _________________________________________________ mar ____ nos ___________ por _____ capitán __________ confundirse _______ equivocó ______________ lugar _______________________ hay __ abajo ____ Mediterráneo ___ el ___ la ___ como ___ por ____________________________ barco _________ dónde __ el ___ y __________ sabe _ mente _______________ ha __________ modo _________ de _________ barcos _________ aun __ por __ está _______ de ______ y ________ es __________ lo ___________ en ______ el ____ indican ______ azul __ uno _________ costa _______ no _ un _________ partes ________________ cuál _____________ qué _____________ el ______ que _______ de _________________________________________________ embarcamos el __________ los _____________ cielos _______ regresado ______  mar _________ uno _________ y __________ bella ________ y ______ arriba _ donde ________ de ______ no ________________ ir _____ se _____ cual ____ Es emprendió _______________ puede _______________ es ______ más _____


El texto originario:
Equivocación
Nos embarcamos en el Mediterráneo. Es tan bellamente azul que uno no sabe cuál es el cielo y cuál el mar, por lo que en todas partes de la costa y de los barcos hay letreros que indican dónde es arriba y dónde abajo; de otro modo uno puede confundirse. Para no ir más lejos, el otro día, nos contó el capitán, un barco se equivocó, y en lugar de seguir por el mar la emprendió por el cielo; y como el cielo es infinito no ha regresado aún y nadie sabe dónde está.
KAREL CAPEK


domingo, 20 de mayo de 2012

Arte Poética – La rima


La poesía está presente en muchas actividades de la vida cotidiana. Si muchos piensan que es difícil leer poesía y que es una lectura de minorías ello se debe en gran medida a que no han descubierto aun el poema que los conmocione.
A la vez escribir poesía no es recurrir a la rima o hacerlo sólo como catarsis. Si bien hacerlo ha sido para muchos poetas un recurso salvador, enterarse de lo que se puede con el lenguaje amplía el placer de crear.
En primer lugar, hay que diferenciar entre la poesía tradicional y la moderna. Como sabemos, poesía es ritmo. El ritmo en la poesía actual está dado por la espacialización.


La rima

Rima es la igualdad total o parcial de los sonidos finales de los versos a contar desde la última vocal acentuada.

Ejemplo:

Besa el aura que gime blandamente
las leves ondas que jugando riza;
el sol besa a la nube en occidente,
y de púrpura y oro la matiza;
la llama, en derredor del tronco ardiente,
por besar a otra llama se desliza;
y hasta el sauce, inclinándose a su peso,
al río que le besa, devuelve un beso

Gustavo Adolfo Bécquer

Cuando no aparece al final del verso, sino en los hemistiquios interiores, la rima es interna:

Ejemplo:

¡Ay, dulce amigo mío! Cuán alto
Con sólo un sobresalto te me acercaste.
¿Sabes que el sueño me quitaste,
Amigo mío?

Anónimo

La rima puede ser consonante o asonante. Es consonante cuando la repetición afecta tanto a las vocales como a las consonantes, es decir, a todos los sonidos en el mismo orden.

Ejemplo:

Tú me mirarás llorando
-será el tiempo de las flores-
tú me mirarás llorando,
y yo te diré: No llores,

Juan Ramón Jiménez

Otro ejemplo:

Si ves un monte de espumas
es mi verso lo que ves
mi verso es un monte y es
un abanico de plumas

José Martí

La rima es asonante cuando la repetición afecta sólo a las vocales

Ejemplo:

Por la calle brinca y corre
caballo de larga cola,
mientras juegan o dormitan
viejos soldados de Roma.
Medio monte de Minervas
Abre sus brazos sin hojas.
Agua en vilo redoraba
las aristas de las rocas.
Noche de torsos yacentes
y estrellas de nariz rota,
aguarda grietas del alba
para derrumbarse toda.

Federico García Lorca

En este caso, además, sólo riman los versos pares. Se trata de un romance.


Los recursos del poeta


Los juegos espaciales: Guillaume Apollinaire

El poeta francés Guillaume Apollinaire ha sido el precursor del surrealismo literario. Lo lúdico ha sido un motor fundamental en su producción. Así fue como trabajó con los recursos gráficos para conseguir la coincidencia entre lo figurativo y lo textual. Fue el creador de los caligramas. Los caligramas son composiciones tipográficas que reproducen la forma del objeto que motiva el poema

Las representaciones

Mediante este sistema de representación gráfica, consigue variar la actitud del lector acostumbrado al poema en columna. Sin embargo, a pesar de su gran variedad figurativa y de la libertad frente al texto, se sujetan a la dirección típica de la escritura, de izquierda a derecha y de arriba abajo.
El lector debe efectuar continuos saltos con la vista al intentar descifrar aun los poemas menos complejos.

Hay representaciones simples:

Ejemplo:
Llueve


Otros caligramas son más complejos:

Ejemplo:
La corbata y el reloj





Taller de poesía

Dominar los recursos formales nos da soltura y proporciona apoyo a la hora de escribir.

Propuesta 1 – Rimar

Escribir un poema cuya rima esté dada por las siguientes palabras:
embriagado, lago, mago, pentagrama, rama


Propuesta 2 – Imitar

Crear un poema a partir del siguiente de Rafael Alberti:

            De pronto en Roma no hay nadie:
            no hay ni perro que me muerda,
            no hay ni gato que me arañe,
            no hay ni puerta que se abra,
            no hay ni balcón que me llame,
            no hay puente que me divise,
            no hay río que me arrastre,
            no hay foso que me hunda,
            no hay ni torre que me mate.

            De pronto, Roma está sola,
            Roma está sola, sin nadie.

Propuesta 3 – Límite

Escribir un poema de 20 versos, en ninguno de os cuales puede incluirse más de tres palabras.


Propuesta 4 – Fusión

Fundir las siguientes estrofas de Antonio Machado y de Miguel Hernández y crear un nuevo poema:

1   Al olmo viejo, hendido por el rayo
      y en su mitad podrido,
      con las lluvias de abril y el sol de mayo,
      algunas hojas verdes le han salido.

2   No me conformo, no me desespero
      como si fuera un huracán de lava
      en el presidio de una almendra esclava
      o en el penal colgante de un jilguero.




miércoles, 16 de mayo de 2012

Leer para escribir – Samuel Beckett - La quietud inquietante




“El lenguaje creador es igualmente destructor: nada es más real que la nada. Si amar significa aprender a hablar el discurso del otro, es precisamente un equívoco de ese discurso el que suscita el relato.”

                                                                                                                       S.B.





No hay soluciones ni respuestas finales en los textos de Beckett. Tampoco hay metas. En la mayoría, lo que discurre es la repetición cíclica de los hechos, entre la tragedia y el humor feroz. Una consecuencia es la desintegración del personaje, de los protagonistas, de las diferencias entre ellos y de las palabras.


1  La inutilidad como tema

La espera de alguien que no llegará nunca o la busca inútil de alguien son motivos temáticos centrales en la obra de Beckett, tal como podemos ver, por ejemplo, en la trilogía novelesca formada por Molloy, Malone muere y El innombrable:

·        Molloy es un vagabundo, emprende una búsqueda inútil, es perseguido por otro y lo interrogan: “(…) que no tenía papeles en el sentido en que esta palabra tenía un sentido para él, ni ocupación, ni domicilio, que mi apellido se me escapaba de momento y que volvía a casa de mi padre a cuyas expensas agonizaba”.
·        Malone vive en una habitación. Su cuerpo es absorbido por las sábanas y se consume escribiendo: “Todo está listo. Menos yo. Nazco a la muerte, si me atrevo a decirlo. Tal es mi impresión. Curiosa gestación”.
·        El innombrable es una voz que habla y se descompone: “Sin nombre propio no hay salvación”.


2  La realidad última es la palabra

Los personajes marginales, grotescos, perdidos, se repiten y repiten las mismas palabras para escucharse y ocupar el recinto monstruoso, el espacio vacío que los horroriza. Hablan para no decir nada. Se burlan del lenguaje. Y así establecen una intensa compenetración con el lector o el espectador, cuando se trata como una obra teatral como Final de partida o Esperando a Godot, donde la contradicción está entre la palabra y la acción, por ejemplo:
Vladimir (angustiado): ¡Dí cualquier cosa!
Estragon: ¿Qué hacemos ahora?
Vladimir: Esperamos a Godot.
Estragon: Es cierto.
(Silencio)
Vladimir: ¡Qué difícil!
Estragon: ¿Y si cantaras?
Vladimir: No, no (Piensa) Lo único que podemos hacer es empezar de nuevo.
Estragon: Lo cierto es que no me parece difícil.
Vladimir: Lo difícil es empezar.
Estragon: Podemos empezar con cualquier cosa.
Vladimir: Sí, pero hay que decidirse.
Estragon: Es cierto
(Silencio)
Vladimir: ¡Ayúdame!
Estragon: Pienso.
(Silencio)
Vladimir: Cuando uno piensa, oye.
Estragon: Cierto.
Vladimir: Y eso impide reflezionar
(…)
Estragon: ¿Qué hacemos ahora?
Vladimir: Mientras esperamos.
Estragon: Mientras esperamos.


3  Enfrentar el silencio

La meta principal en las narraciones beckettianas es conjurar el vacío y hacer frente al silencio. Sin embargo, la desaparición, el anonimato, la ceguera, las sombras, la quietud, son, entre otras, piezas de un rompecabezas que monta Beckett en gran parte de su obra como variantes del silencio productor de sus relatos. Entre estas piezas, una fundamental es la parálisis, la inacción que contrasta con las palabras. Veamos un ejemplo del final de Esperando a Godot:
Vladimir: ¿Qué? ¿Nos vamos?
Estragon: Vamos.
(No se mueven)”